La osteoartritis de cadera, coloquialmente llamada artrosis de cadera, es una patología articular, muy incapacitante cuando llega a estados muy avanzados. Las operaciones en las que se implanta una prótesis  total de cadera, artroplastia de cadera, son en muchos casos necesarias para estas personas.

Históricamente, la tendencia era aguantar todo lo posible el dolor y la incapacidad para realizar ciertas actividades de la vida diaria antes de operarse, pero, ¿es así actualmente?, ¿cuál es el momento adecuado para decidirme por la operación de cadera?, ¿qué posibilidades de éxito tiene una intervención de artroplastia total de cadera?
Intentaremos dar respuesta a estas preguntas en el siguiente post.

 

¿Son comunes las prótesis totales de cadera o artroplastias totales de cadera?


Como sabemos, la artrosis u osteoartritis de cadera, está muy relacionada con la edad, de hecho, la edad media de los pacientes es de alrededor de los 65 años. Esto hace que debido al aumento de la esperanza de vida, cada vez encontremos más pacientes con artrosis de cadera y en estados más avanzados de degeneración, como es obvio, conlleva a un aumento de las intervenciones de artroplastia total de cadera.

Según la academia americana de cirujanos ortopédicos (AAOS) por sus siglas en inglés, la artroplastia total de cadera, es una de las intervenciones más exitosas de la medicina, implantándose más de 300.000 prótesis totales de cadera al año en estados unidos, y el proceso parece que va en aumento. Kurtz y sus colaboradores publicaron un estudio en el año 2007 en el que preveían un aumento de un 174% de artroplastias totales de cadera para el año 2030 llegando a unas 572.000 intervenciones anuales.

En España, se realizaron 19.015 artroplastias de cadera en el año 2005, lo que supone 4,3 por cada 10.000 habitantes. Esta cifra ha ido en aumento, con una previsión al alza debido al progresivo envejecimiento de la población.

 

Puntos clave para decidir el momento clave para someterse a una artroplastia total de cadera (prótesis total de cadera)


La decisión de someterse a una artroplastia total de cadera, es una decisión importante para las personas que sufren osteoartritis de cadera, “artrosis de cadera”. Como no puede ser de otra forma, esta decisión debe ser bien sopesada por el paciente, que debe ser adecuadamente informado y apoyado por el equipo médico que realizará la intervención de artroplastia total de cadera, y por el fisioterapeuta que se encargará de su proceso de rehabilitación, con el fin de que las expectativas del paciente, encajen con la realidad que supone una intervención para implantarse una prótesis total de cadera.

En última instancia, la decisión es muy personal, y está altamente influenciada por cómo afecta la osteoartritis a la funcionalidad y a la calidad de vida del paciente que la sufre.

Un aspecto importante a tener en cuenta, es la relación de los resultados de las pruebas por imagen y los síntomas del paciente. Muchas veces, el grado de osteoartritis no indica la sintomatología del paciente, existiendo pacientes con importantes cambios en la articulación y muy poca sintomatología y viceversa, pacientes con una osteoartritis no muy avanzada y una gran sintomatología. Este será un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de sopesar las diferentes opciones de tratamiento.

Aspectos importantes para guiar la toma de decisiones son:

– La entrevista médico / paciente.
– El criterio de elegibilidad.
– El adecuado intento del tratamiento no quirúrgico.

 

Entrevista con un paciente con dolor de cadera

  • LA ENTREVISTA MÉDICO PACIENTE

En esta entrevista se recogerá importante información que deberá incluir:

– Una extensa y exhaustiva historia clínica.
– Naturaleza, localización y severidad del dolor.
– Capacidad funcional del paciente intentando responder las preguntas: ¿Qué no puedes hacer debido a la artrosis de cadera?, ¿qué actividades has tenido que abandonar?, si estuvieses totalmente libre de dolor en la cadera ¿cuanto cambiaría tu calidad de vida?, ¿cómo afecta tu dolor en la cadera a tu actividad deportiva, tus actividades de ocio y tu vida familiar y laboral?

Examen físico de un paciente con dolor de cadera

  • EL CRITERIO DE ELEGIBILIDAD

Dentro del proceso de la toma de decisiones para abordar la idoneidad de un paciente con osteoartritis de cadera para someterse a una artroplastia total de cadera, debemos tener en cuenta diferentes aspectos:

– Severidad de la osteoartritis e impacto en la capacidad funcional del paciente.
– Persistencia del dolor durante un largo periodo de tiempo.
– Respuesta inadecuada al tratamiento no quirúrgico.
– Un adecuado intento de terapias no quirúrgicas apropiado para el paciente.
– Un establecido deterioro articular a través de las pruebas por imagen (Radiografías o RM)

Radiografía de cadera con artrosis

J.M. Quintana y sus colaboradores, publicaron un interesante estudio en el año 2000 en diferentes hospitales del País Vasco sobre cómo aplicar de la mejor manera los criterios de elegibilidad de los pacientes que se someten a una intervención quirúrgica para implantarse una prótesis total de cadera y obtuvieron algunas conclusiones interesantes:

De las 583 intervenciones de artroplastia total de cadera realizadas en el año 1997 en los diferentes hospitales del País Vasco que participaron en el estudio, el 39,1% se consideraron apropiadas siguiendo los criterios de inclusión diseñados, de estas el 86,4% se consideraron necesarias, sin embargo se observó un alto número de operaciones con una elegibilidad incierta 47,2% y un 13,7% de intervenciones con unos inapropiados criterios de elegibilidad.

Estos resultados implican que existe variabilidad y discrepancia en el proceso de toma de decisiones y que podrían realizarse un importante número de artroplastias totales en pacientes que aún no la necesitan.

Otro dato importante a señalar es que, aunque el dolor y la limitación funcional mejoró en las tres categóricas de elegibilidad tras la operación, los pacientes que fueron incluidos dentro de la categoría de inapropiados no lo hicieron tanto como los otros.

 

  • ADECUADO INTENTO DE TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO

Como hemos comentado anteriormente el fracaso de un apropiado intento de tratamiento no quirúrgico es uno de los criterios a la hora de determinar si un paciente debe someterse a una artroplastia total de cadera. En este sentido, la fisioterapia y el tratamiento farmacológico son los principales tratamientos aplicados.

Como fisioterapeuta, y basándome en mi experiencia personal, desgraciadamente el tratamiento fisioterápico que reciben los pacientes con artrosis de cadera es en muchos casos deficiente, para nada basado en la evidencia científica y en muchas ocasiones rozando la pseudociencia, con lo cual, se puede estar contribuyendo a la inadecuada toma de decisiones por parte de los pacientes y cirujanos.

Svege y sus colaboradores en su estudio de 2015 concluyeron que un adecuado programa de fisioterapia basado en educación y ejercicio puede mejorar la calidad de vida de los pacientes y retrasar el momento de la intervención quirúrgica lo cual podría contribuir a mejorar la idoneidad de los pacientes que finalmente se someten a la artroplastia total de cadera.

Por otro lado Maria Kläsbo y sus colaboradores estudiaron la educación y el ejercicio como tratamiento para la artrosis de cadera obteniendo mejoras en la calidad de vida de los pacientes y retrasando la implantación de la prótesis total de cadera.

Un adecuado tratamiento de fisioterapia para la artrosis de cadera debe bajo mi punto de vista cumplir los siguientes criterios:

 

Educación

La educación del paciente es esencial, debemos ser capaces de responder al menos a las siguientes preguntas del paciente:

– ¿Qué es la artrosis de cadera?
– ¿Cuál es el pronóstico para mí?
– ¿De qué se trata la intervención?
– ¿Cómo es el proceso de rehabilitación y cuánto durará?
– ¿Es imprescindible operarse?
– ¿Qué tratamientos para la artrosis de cadera existen y que posibilidades de éxito tienen?

 

Ejercicio

El ejercicio terapéutico es una de las principales herramientas de tratamiento para el paciente con osteoartritis de cadera, pero debe ser siempre dirigido por un fisioterapeuta experto en patología de cadera. Además debe valorarse previamente los siguientes aspectos del paciente, para poder realizar un programa ajustado a la realidad del paciente.

– Severidad del dolor e irritabilidad. (Lo fácil que es provocar dolor en la cadera y cuanto dura)
– Rango de movilidad articular de la cadera del paciente.
– Fuerza de los músculos más relevantes.
– Capacidad funcional del paciente. (¿Cuánto rato puede caminar?, ¿puede atarse los cordones?, ¿puede subir escaleras?)

 

Mi opinión es que las personas informadas son capaces de tomar mejores decisiones, y creo que como sanitarios es nuestro deber crear pacientes empoderados y que manejen unas expectativas acordes con la evidencia científica, para así hacer un mejor uso de los recursos y favorecer una mejor evolución de nuestros pacientes.

 

Bibliografía


Quintana JM, Arostegui I, Azkarate J et al. Evaluation by explicit criteria of the use of total hip joint replacement. Rheumatology 2000; 39: 1234–1241.

Svege I, Nordsletten L, Fernandes L, Risberg MA. Exercise therapy may postpone total hip replacement surgery in patients with hip osteoarthritis: A long-term follow-up of a randomised trial. Annals of the Rheumatic Diseases. 2015;74:164-169

Bennell KL, Egerton T, Martin J, Abbott JH, Metcalf B, McManus F, et al. Effect of physical therapy on pain and function in patients with hip osteoarthritis: A randomized clinical trial. Journal of the American Medical Association. 2014;311(19):1987-1997