El dolor de cadera es algo bastante común en la sociedad occidental y las causas que lo provocan pueden ser muy variables, lo cual puede hacer difícil realizar un diagnóstico preciso. Para intentar acercarnos realmente al máximo a las causas del dolor del paciente, y alejarnos lo máximo posible de decisiones sesgadas por diferentes causas, debemos realizar un diagnóstico basado en razonamiento clínico y además tener un profundo conocimiento de las características clínicas de cada una de las posibles causas del dolor de cadera.

En este post, realizaremos un análisis inicial de las causas más comunes del dolor de cadera, dividiendo éstas por categorías, para describir en siguientes artículos de forma detallada tanto las características de cada una, como su tratamiento basado en la fisioterapia.

 

Fase inicial: Descartar banderas rojas y dolor referido de otras zonas

 

Cuando un paciente acude a la consulta con dolor de cadera, uno de los principales cometidos del fisioterapeuta es descartar las denominadas banderas rojas. Llamamos banderas rojas a posibles causas del dolor de cadera, como por ejemplo una fractura, en las que es deber del fisioterapeuta derivar al paciente al profesional sanitario correspondiente.

En lo referente a las fuentes del dolor es muy importante identificar el origen de las mismas, ya que el dolor en la cadera puede tener fuentes propias de la cadera, como por ejemplo la articulación femoro-acetabular (la articulación de la cadera) o fuentes alejadas de la misma como podría ser la columna lumbar. Como es obvio, dependiendo de la fuente del problema del paciente, será necesario un abordaje específico independientemente de que el síntoma principal sea dolor en la cadera.

 

¿Cómo podemos identificar las fuentes del dolor?

 

Dentro del razonamiento clínico, nos encontramos con lo que se denominan categorías de hipótesis. Estas categorías sirven para realizar una aproximación lo más fiable posible al problema del paciente. Realizando un enfoque desde diferentes perspectivas, tendríamos entre otros:

  • Mecanismos patobiológicos: Cada tipo de dolor por ejemplo, tendrá unos mecanismos y características diferentes, ya sea dolor de tipo inflamatorio (consecuencia de la inflamación) o dolor neuropático (consecuencia de la afectación del propio nervio).
  • Disfunciones: Expresión clínica de la patobiología, por ejemplo dificultad para caminar o subir escaleras entre otras muchas posibilidades.
  • Fuentes: Entendemos como fuentes la estructura en concreto que provoca los síntomas. En la cadera podrían ser causas locales como el tendón del psoas o causas distales como dolor referido de las articulaciones vertebrales (dolor cigapofisario)

Existen más categorías de hipótesis que un fisioterapeuta debe conocer, como por ejemplo, los factores contribuyentes, el pronóstico, las precauciones y el manejo de la patología, pero quedan alejadas de lo que queremos tratar en este post.

Lo importante es que, conociendo las características del dolor, y las disfunciones, y realizando una buena exploración del paciente, podemos llegar a saber con cierta fiabilidad si el problema de nuestro paciente está originado por alguna estructura de la cadera o por estructuras alejadas de la misma.
Este sería el primer paso, para empezar a adentrarnos más en las posibles estructuras de la cadera, que pueden estar implicadas en el dolor o la disfunción de nuestro paciente, o dejar la cadera de lado y centrarnos en otras estructuras.

 

¿Cuáles pueden ser las fuentes del dolor en la cadera?

 

Una vez entendido cómo se realiza el razonamiento clínico, para acercarnos a lo que le ocurre al paciente, debemos tener claro un esquema de las posibles causas de dolor de cadera, dividiremos las causas en dos grupos, causas locales y causas distales veamos:

Causas del dolor de cadera

La organización de las diferentes fuentes de dolor en la cadera, se pueden realizar de diferentes formas. Esta es una tan válida como cualquier otra y es la que, como fisioterapeuta, utilizo.

Como podemos ver en la Imagen, podemos realizar inicialmente dos divisiones:

  • por un lado fuentes distales, es decir causas alejadas de la cadera
  • y por otro lado las fuentes locales, dentro de las cuales incluimos las estructuras más íntimamente relacionadas con la cadera.

 

Fuentes distales de dolor en la cadera

 

  • Fuentes relacionadas con la columna lumbar: En este grupo tendríamos causas relacionadas con una afectación de una raíz nerviosa como consecuencia de una hernia lumbar o dolor de las articulaciones vertebrales (articulaciones cigapofisarias), que pueden tener un patrón de dolor referido hacia la zona de la cadera o las nalgas. En estos casos aunque el dolor se sienta en la cadera, las fuentes serán en un caso la raíz nerviosa y en el otro las facetas articulares, y será sobre estos elementos sobre los que deberemos centrar el tratamiento.

Dolor de cadera derivado de la columna

 

  • Otras fuentes de dolor en la cadera: Además de las causas de dolor de cadera originadas en estructuras de la columna lumbar, podemos identificar otras causa, por ejemplo causas viscerales, problemas vasculares, causas relacionadas con el sistema nervioso central, tales como el dolor crónico o los síndromes de sensibilización central. (De todas estas causas hablaremos en sucesivos post)

Una vez hemos descartado todas estas fuentes de dolor en la cadera de carácter distal, ya podríamos centrarnos en las fuentes propias de la cadera. Como puedes ver, identificar las causas de tu dolor de cadera, no es nada fácil y requiere un análisis en profundidad, por eso es muy recomendable acudir a un profesional sanitario especializado.
Vamos a ver ahora las fuentes de dolor de cadera específicas de la propia cadera.

 

Fuentes locales de dolor en la cadera

 

Dentro de las fuentes locales de dolor en la cadera podemos realizar una división, separando las causas intraarticulares de las causas extraarticulares ya que su pronóstico y tratamiento serán diferentes

  • Fuentes locales intraarticulares de dolor de cadera.
    Dentro de las fuentes intraarticulares de dolor en la cadera encontramos estructuras de la propia articulación coxofemoral (articulación del fémur con la pelvis). Estas pueden ser por ejemplo, el cartílago articular, el labrum, la cápsula articular, o los ligamentos que rodean la cápsula y dan estabilidad a la articulación. Estas fuentes están relacionadas con patologias como la artrosis de cadera, el pinzamiento femoro-acatabular o la inestabilidad de cadera de las cuales hablaremos detenidamente en sucesivos artículos.

Fuentes intraarticulares del dolor de cadera

 

  • Fuentes locales extraarticulares de dolor de cadera.
    Entre las fuentes locales de carácter extraarticular encontramos las bursas, los tendones, los nervios locales o los huesos, estas fuentes están relacionadas con patologías como tendionopatias, (tendinitis del psoas, del tendón proximal de los isquiotibiales, o del glúteo), bursitis troacantérea, edema óseo, o afectaciones de los nervios periféricos que pueden ocurrir tras una intervención para la implantación de una prótesis de cadera.

 

Fuentes extraarticulares del dolor de cadera

 

Como podéis comprobar, tanto las fuentes de dolor en la cadera, como las patologías relacionadas con ella son muy diversas, y es imposible hablar detalladamente de cada una de ellas en un solo artículo, por esto iremos desgranando toda la patología de cadera en sucesivos.