Los deportistas recurren con frecuencia a los servicios de un osteópata o un fisioterapeuta. Aquellos que practican deportes de contacto y reciben golpes en la cabeza consultan a menudo por problemas cervicales, dolor de cabeza o cuello, pitidos, mareos, vértigo, alteraciones de la vista como visión borrosa o visión doble pasajera tras un golpe. O, simplemente, “una contractura”. Habitualmente no se da mayor importancia a esos síntomas si remiten fácilmente. Tampoco al hecho de golpear con la cabeza repetidamente.

Un estudio publicado este mes[i] relaciona directamente los deportes de contacto, el fútbol profesional en concreto, con las enfermedades neurodegenerativas. En este sentido, la práctica de fútbol profesional se asocia a una incidencia triple de cualquier enfermedad neurodegenerativa a partir de los 70 años. Por contra, el fútbol protege ante la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares o cáncer de pulmón. Es un estudio amplio, con seguimiento a 7.676 ex-futbolistas y 23.028 personas en el grupo control.

El diario El País ha publicado un artículo haciéndose eco del hallazgo[ii]. Os dejo el enlace tanto al estudio como al artículo de El País.

A partir de ahora tenemos más motivos para pedir un examen de nervios craneales a nuestro osteópata cuando consultemos por cualquier otro síntoma. Solo le llevará unos minutos y podrá derivarte con rapidez al neurólogo si algo va mal.

 


[i] Neurodegenerative Disease Mortality among Former Professional Soccer Players – Daniel F. Mackay, Ph.D., Emma R. Russell, M.Sc., Katy Stewart, Ph.D., John A. MacLean, M.B., Ch.B., Jill P. Pell, M.D., and William Stewart, M.B., Ch.B., Ph.D. – New England Journal of Medicine. 21/10/2019 DOI:10.1056/NEJMoa1908483   https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1908483

[ii] Alerta por el daño cerebral que provoca el fútbol – El País, 29/10/19 https://elpais.com/deportes/2019/10/28/actualidad/1572294932_917148.html#?ref=rss&format=simple&link=link