La aplicación de hielo tras un esguince agudo de tobillo es una práctica ampliamente utilizada en la fisioterapia, sin embargo, aún existen diferentes opiniones y grados de evidencia tanto de los posibles efectos beneficiosos de la aplicación del hielo, como de la forma de aplicación (1) (2).

 

¿Qué efectos tiene la aplicación del hielo tras un esguince de tobillo?


La aplicación de hielo en las primeras 72 horas tras sufrir un esguince de tobillo parece aportar efectos beneficiosos en la reducción del dolor y así poder realizar la movilización precoz del tobillo de una forma más confortable y eficaz, sin embargo existe controversia sobre los posibles efectos de la aplicación de hielo sobre el proceso inflamatorio.

 

Efectos de la aplicación de hielo sobre el dolor tras un esguince de tobillo


Las razones por las que la aplicación de hielo parece reducir el dolor están sujetas también a discusión, parece ser que que puede reducir la conducción nerviosa (3), reducir el espasmo muscular o tener un efecto antinocioceptivo por el mecanismo de la puerta de entrada, por el cual, las señales mandadas al cerebro desde la zona lesionada (señales nocioceptivas derivadas del daño real o potencial del tejido) serían bloqueadas por las señales derivadas de la aplicación del hielo. (4)

Sí que parece existir una evidencia lo suficientemente fuerte para decir que el efecto analgésico de la aplicación de hielo solo tiene efecto a corto plazo y una duración de unos 15 – 30 minutos después de la aplicación.

 

Efectos de la aplicación de hielo sobre la inflamación tras un esguince de tobillo


Después de sufrir un esguince de tobillo es común desarrollar un edema y un hematoma derivado del daño sufrido por los tejidos. Este proceso de edema es uno de los mecanismos que utiliza el cuerpo como parte de su estrategia inicial para la reparación de los tejidos, sin embargo, en ocasiones, un edema demasiado desarrollado puede provocar un retaso en la recuperación y cierto grado de cronificación. (5)

Se piensa que el efecto del hielo sobre la zona lesionada causa vasoconstricción, disminuyendo la permeabilidad vascular en la zona lesionada reduciendo así el edema, algunos estudios han encontrado resultados favorables a esta hipótesis en animales (6), sin embargo, otros estudios (7, 8 ,9) tanto en animales como en humanos han mostrado un aumento del edema inmediatamente después de la aplicación de hielo mediante diferentes protocolos, este aumento de la inflamación se ha atribuido al daño inducido por el frío en los vasos linfáticos superficiales 40.

Hoy día no parece claro que la aplicación de hielo tras un esguince de tobillo reduzca el edema por lo que su utilización para este aspecto en concreto parece más debido a la costumbre que a efectos reales claros en el nivel del edema.

 

Forma de aplicación del hielo tras un esguince de tobillo


Existen diferentes tipos de aplicación del hielo y se han realizado múltiples estudios con respecto a su eficacia para diferentes lesiones así como revisiones sistemáticas como la de Mac Auley 2000, de estas podemos sacar algunas conclusiones interesantes en lo que respecta a la aplicación de hielo o crioterapia.

Los cambios de temperatura que provocará la aplicación de hielo dependerá de el método de aplicación, la duración de la aplicación, la temperatura inicial del tejido y la profundidad de la grasa subcutánea.

El objetivo es la disminución de la temperatura del tejido en un rango de 10-15 Cº

La forma más eficaz de aplicación, parece la realizada mediante la aplicación de un pack de hielo a través de un paño húmedo.

En cuanto al tiempo de aplicación MacAuley y colaboradores 2006 realizaron un ensayo clínico en el que concluyen que la aplicación intermitente realizada de la siguiente forma 10 minutos de aplicación, 10 minutos de descanso 10 minutos de aplicación, propició una reducción del dolor durante la actividad significativamente mayor que la aplicación mantenida típica de 20 minutos no encontrando diferencias en lo referente a la capacidad funcional, la inflamación o el dolor en reposo una semana después del esguince.

 

Peligros y precauciones tras la aplicación de hielo tras un esguince de tobillo


La aplicación de hielo reduce el dolor, pero produce una reducción refleja de la actividad nerviosa y la propiocepción 30 minutos tras la aplicación y durante este periodo de tiempo las personas son más susceptibles de sufrir una lesión.

El hielo no debe aplicarse durante largos periodos sobre nervios superficiales como el nervio cutáneo dorsal por ejemplo ya que puede dañar el nervio.

El hielo aplicado sobre la piel puede provocar quemaduras y es recomendable utilizar una barrera entre la piel y el hielo.

Para evitar estas posibles contraindicaciones la aplicación intermitente es una alternativa adecuada y más segura.

 

Bibliografía


(1) Bleakley CM, McDonough SM, MacAuley DC. The use of ice in the treatment of acute soft tissue injuries. A systematic review of randomized controlled trials. Am J Sports Med 2004; 32:251-61

(2) Bleakley CM, MacAuley DC, McDonough SM. How good is ice in the treatment of acute soft tissue injuries? In MacAuley D, Best T, ends. Evidence based sport medicine, 2nd edition. Oxford: Blackwell BMJ books, 2006 in press..

(3) Knight KL, Brucker JB, Stoneman PD, et al. Muscle injury management with cryothrapi. Athletic therapy today 2000; 5: 26-30

(4) Ernst E, Fialka V. Ice freezes pain? Areview of the clinical effectiveness of analgesic cold therapy. J Pain Symptom Manage 1994;9: 56-9

(5) Wilkerson GB. Treatment of the inversion ankle sprain though synchronous application of focal compression and cold. Athletic training 1991; 26:220-237

(6) Karunakara RG, Lephart SM, Pinciverio DM. Changes in forearm blood flow during single and intermittent cold application. J Orthop Sports PhysTher 1999;29:177–80

(7) Farry PJ, Prentice NG, Hunter AC, et al. Ice treatment of injured ligaments: an experimental model. N Z Med J 1980;91:12–14.

(8) McMaster WC, Liddle S. Cryotherapy influence on post-traumatic limb edema. Clin Orthop 1980;150:283–7.

(9) Cote DJ, Prentice WE, Hooker DN, et al. Comparison of three treatment procedures for minimizing ankle sprain swelling. Phys Ther1988;68:1064–76.

(10) Meeusen R, Lievens P. The use of cryotherapy in sports injuries. Sports Med 1986;3:398–414.